Noticias » details

Eficiencia energética 2: aire comprimido

Eficiencia energética 2: aire comprimido

En el sector industrial, el uso de aire comprimido se ha convertido en algo prácticamente imprescindible

Debido a su considerable aumento de la productividad, a su capacidad de automatizar y acelerar los procesos de producción y por la eficiencia energética que proporciona.

Para calcular el rendimiento de una instalación de aire comprimido dividimos la energía proporcionada al aire por compresión entre la energía eléctrica consumida por el compresor. Hay que decir que el rendimiento de los compresores es muy bajo, ya que la mayor parte de la energía de compresión se convierte en calor.

Es muy importante concienciar a los operarios y técnicos del gasto económico que supone una sobreproducción de aire comprimido, por tanto deben mantener la presión mínima aceptable para asegurar el trabajo de los equipos, siempre teniendo en cuenta las posibles pérdidas de presión que se pueden producir en la red.

Otro aspecto que no debemos olvidar es verificar la presión de las pistolas de soplado. Deben estar siempre a la presión específica. Además, hay que evitar el uso de pistolas de rociado para limpieza por motivos energéticos.

También debemos evitar la instalación de tuberías redundantes en la medida de lo posible, y en caso de que hubiera, es preciso identificarlas bien, ya que la presencia de fugas en este tipo de tuberías es bastante alta.

Otro elemento a tener en cuenta es la implantación de un sistema efectivo para la detección y reparación de fugas. Es preciso seguir a rajatabla las pruebas periódicas reglamentarias de los recipientes a presión para detectar a tiempo las posibles fugas existentes.

Un buen mantenimiento de la instalación de aire comprimido es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema. Estas son las comprobaciones más importantes relacionadas con el aire comprimido:

  • Verificar que no se arrancan los compresores antes de la necesidad de aire
  • Controlar los filtros de aire y los purgadores de agua
  • Limpiar y reemplazar los filtros sucios
  • Instalar secadores eficientes para evitar purgas
  • Introducir variadores de frecuencia en los compresores
  • Considerar alternativas eléctricas a las herramientas neumáticas, ya que se puede ahorrar hasta un 60% en la operativa habitual.
  • Habilitar zonas de aire comprimido: se pueden habilitar zonas por horarios de demanda, por demandas puntuales, o por niveles de presión diferentes para reducir el consumo de energía.
  • Reutilizar el aire caliente de la refrigeración de los compresores.

Con estas sencillas recomendaciones se puede elevar considerablemente la eficiencia energética en los sistemas de aire comprimido para encontrar el equilibrio entre la optimización de los procesos de producción y el coste económico. Para cualquier consulta o asesoramiento profesional al respecto, no dude en contactar con CS Instruments, disponemos de los profesionales y medios que necesita para su empresa.

Consulta ES

Product Request

Oficina de ventas
Avd. Villa de vallecas, n° 15 A
28031 Madrid
Teléfono: +34 (0) 91 331 57 58
Fax: +34 (0) 91 331 62 30
E: info@cs-instruments-spain.es